LA QUEJA – DETALLES I.

 

  • Una queja es una EXPRESIÓN DE DESCONTENTO O INSATISFACCIÓN producida por un dolor secreto al percibir algo. Lo opuesto es una EXPRESIÓN DE CONTENTO O SATISFACCIÓN con lo percibido.
  • Siendo serios en el camino de liberación y servicio, hay que disolver ambas expresiones. Ambas están originadas en sensaciones inferiores. Yo celebro mi éxito en un negocio y la otra semana yo me quejo de mi fracaso en otro negocio. Ambas expresiones son egoístas. En una hay emoción positiva y auto-admiración y en la otra hay emoción negativa o auto-desprecio.
  • La auto-admiración o falso amor propio existe con las ideas intelectuales positivas y las emociones positivas asignadas a mi mismo. Yo soy todo lo intelectualmente bueno y lo emocionalmente agradable y Yo NO soy lo intelectualmente malo y lo emocionalmente desagradable o doloroso.
  • Estas dispuesto a deshacerte de tus manifestaciones de júbilo, de éxito, de gracia, de satisfacción, de celebración ante tus aparentes éxitos y los éxitos de los tuyos? Esa decisión es determinante en el camino. Quemar la celebración.
  • Al uno alegrarse por el propio éxito pasajero, se funde en la mente un punto de referencia nuevo. El siguiente resultado debe ser al menos igual a este último.
    • Si es inferior = mal => me quejo.
    • Si es igual, se va volviendo normal hasta que no hay celebración.
    • Si es mejor = bien => vuelvo y celebro en un punto mas alto.
  • Así es la insaciable bestia interior sedienta de satisfacciones. Según va encontrando nuevas experiencias, las va calificando y clasificando y el siguiente paso es ir por mas y no por menos. La queja entonces va a venir cuando el resultado no es el esperado. Quemar toda ilusión de que las cosas salgan bien es necesario. Incluso entre más mal salgan, mas difícil es la batalla contra la queja pero mucho mayor la conquista de la voluntad consiente.
  • Eres capaz de deshacerte de la propiedad de tus logros y de tus aciertos? Si eres nuevo en el trabajo sobre si, entonces te va a sonar ridículo. Tu eres una configuración temporal: una personalidad con un nombre asignado como referencia que pareciera de mayor valor que un numero de serie de un aparato eléctrico, que tiene un alma con unas capacidades, funciones, hábitos y que como toda máquina tiene unas fuentes de energía, unas conocidas y otras desconocidas. Las fuentes de energía del cuerpo físico puede que las asignes a los alimentos que comemos. Mete esos alimentos en una bolsa de carne y mira si producen pensamientos y conciencia. No. Necesariamente hay una máquina psíquica o energética que esta dentro del cuerpo con un software especial. Esa máquina usa otras energías desconocidas que no son el centro del tema del texto pero mas profundamente hay otra fuente de energía que permite que en tu cuerpo este activada la conciencia. Para ilustrar esto imagínate un cuerpo físico humano en estado comatoso en un hospital con todos los signos vitales normales pero “desconectado” de la “realidad exterior”. De nuevo: eres capaz de considerar que esos éxitos tuyos son parte de algún tipo de mecanismo desconocido para que tu los asumas como tuyos, lo grabes así y que al morir te vayas creyendo que son tuyos? Si logras deshacerte de la propiedad intelectual de los resultados de tus acciones, y las aceptas tal cual van resultando mientras vas descubriéndoles la perfección, entonces jamás existirá una queja porque no son tus actos sino que son parte de un mecanismo ajeno a una parte de ti que puede comprender el mecanismo. Mejor dicho: considera que puedes descubrir y comprender el mecanismo paralelamente siendo el mecanismo. El procedimiento para lograr esto una vez mas te va a sonar más absurdo aún. Se trata de quemar todos los saberes. Eliminar, disolver, matar los pensamientos que asocian en lo observado algún tipo de relación de PERTENENCIA: mi trabajo, mi negocio, mi hijo, mi grado, mi paga, mi sueldo, mis ganancias, mis vida, mi cuerpo, mi talento, mi arte, mi capacidad, mi libertad, mi, mi, mi… solo ideas fantasiosas flotantes que pueden quemarse con un poder flamígero que esta dentro de uno y que puede dirigirse mediante las técnicas explicadas en el curso de conocimiento de si mismo denominadas muerte psicológica o disolución del yo.
  • Nosotros nos quejamos de gran parte de la forma de ser de las personas que tenemos cerca. En el artículo anterior sugerí una tarea de tomar las personas conocidas y hacer una lista de las quejas que provocan los comportamientos de cada una.
    • Si mi madre fuera mas fuerte.
    • Si mi padre fuera mas cordial con mi madre.
    • Si mi hermana fuera mas consciente del valor del dinero.
    • Si mi exesposa me entendiera.
    • Si mi abuela muerta supiera a dónde logré llegar.
    • Si mis compañeros de la iglesia fueran mas serios.
    • Si mis amigas no fueran tan coquetas.
    • Si mi jefe no fuera tan orgulloso y altanero.
    • Etc… a cada persona hay algo que uno le cambiaría y de lo cual puede uno quejarse al percibirlo.
  • Si tomas una sola persona de esas con toda la lista y empiezas a quemar aspecto intelectual por aspecto intelectual va a devenir la comprensión de una parte de ese Ser que eres tu mismo. Veamos un ejemplo práctico:
    • Mi compañero de empresa es muy terco. Cada vez que estamos en un proyecto se planta en una opinión y no cede.
    • Detecto que lo estoy calificando o juzgando así:
      • YO OPINO QUE EL ES TERCO.
    • Mientras esta calificación este viva dentro de mi, entonces toda la vida tengo una razón para quejarme de mi compañero.
    • La ilusa mente humana cree que algún día el otro va a cambiar esa terquedad. Pero vamos a tomar una determinación responsable en otro nivel:
      • EL OTRO VA A CAMBIAR EN SU MOMENTO Y NO CUANDO YO QUIERA. ESTO NO DEPENDE DE MI.
      • SI YO CAMBIO MI OPINIÓN DE EL, DISOLVERÉ LA QUEJA PARA SIEMPRE. Y ESTO SI DEPENDE DE MI.
    • En el momento del estudio íntimo o meditación reflexiva, tomo una escena cualquiera en la que yo sienta ese dolor causado por la aparente terquedad del otro. Lo someto con rigor a descubrir todos los detalles asociados. Por ejemplo:
      • Siento rabia.
      • Siento hasta odio.
      • Me da impaciencia.
      • Ganas de darle un golpe.
      • Ganas de insultar.
      • Cierro los ojos en señal de rechazo.
      • Me rasco la cabeza.
      • Creo que el otro no entiende.
      • Yo si se como son las cosas.
      • Si el pensara como yo, todo fluiría.
      • Vuelve y juega su terquedad.
      • Comentarios irónicos.
      • Ganas de dejarlo hablando solo.
      • Buscando argumentos para convencerlo de su error.
      • Etc… cada vez se van a ver mas y mas detalles.
    • Adicionalmente hago el supremo ejercicio de descubrir dentro de mi ese aspecto observado en el otro.
      • Si el otro es terco, yo busco en mi la terquedad.
      • Si el otro se queja, yo busco en mi la queja en otro momento.
      • Si el otro argumenta insistentemente, yo busco eso en mi.
      • Etc… todo hay que buscarlo y quemarlo dentro de uno mismo.
    • Paralelamente hay que hacer un esfuerzo por no actuar mecánicamente como siempre y permitir que fluyan las cosas sin identificarse, sin darle valor a la manifestación del otro porque lo más valioso que puede existir en el universo es conocerse a si mismo. Al conocerse a uno mismo, es posible despertar la conciencia, en cambio si sigues rechazando la terquedad del otro, vas a estar en ese círculo por toda la eternidad aunque no lo logres ver en este momento.

OTRAS

  • Uno puede descubrir una potencial queja en todas las afirmaciones.
    • Es rojo!. (no me gusta el rojo).
    • Se esta acabando el domingo. (hay que trabajar el lunes).
  • Toda afirmación es una calificación como la presente de este renglón. Toda calificación subjetiva está en una línea dual. Descúbrela.
  • Una queja demuestra la no aceptación de lo percibido.
  • Uno llega a quejarse de uno mismo. Esto ocurre por la creación intelectual de un YO PERFECTO, una imagen fantasiosa en un remoto futuro en el cuál yo podría ser esa persona perfecta. Esta imagen puede disolverse.
  • Quejarse de uno mismo no resuelve nada. Los actos son los que generan cambios y los actos están precedidos por pensamientos y emociones inferiores o superiores.
  • Se puede diluir también esa imagen del YO PERFECTO porque no sirve. Es una fantasía que no permite vivir plenamente el instante presente.

Si profundamente quieres saber qué o quién eres busca la enseñanza en www.conocimientodesimismo.uno.

fuerza.

Deja un comentario